Receta para hacer arcilla polimérica casera para manualidades

0 Comentarios

arcilla-polimerica

¿Quieres aprender a hacer arcilla polimérica casera? Cómo hacer El DIY nos proporciona infinidad de opciones para poder crear nuestros propios artículos como prendas de vestir, artículos decorativos, complementos, etc. La arcilla fimo es uno de los productos que aparecen en muchos manualidades DIY, sirve para hacer desde unos sencillos pendientes hasta colgantes o figuras para decorar por un precio ciertamente asequible, pero… ¿podemos hacer esa arcilla sin que tengamos que desembolsar demasiado dinero?

La respuesta es sí. La arcilla fimo es lo que podríamos llamar una arcilla polimérica, algo que podemos preparar tranquilamente en nuestra casa y en muy poco tiempo. Para ello necesitaremos los ingredientes que os muestro a continuación:

  • Una olla de material antiadherente que no vayamos a usar más
  • Una taza de pegamento blanco o cola escolar
  • Una taza de fécula de maíz, conocida también como maizena
  • Dos cucharadas de aceite mineral o petrolato líquido transparente
  • Una cucharada de zumo de limón

Su elaboración es muy sencilla y para ello pondremos la olla a fuego bajo, dejando que caliente bien. Cuando haya alcanzado temperatura echaremos poco a poco todos los ingredientes dentro comenzando por la taza de pegamento seguido de la fécula, el aceite y la cucharada de zumo de limón.

Es importante decir que el color resultante de esta arcilla es blanco, por lo que si se quiere dar algún color debe echarse témpera en polvo, agregando más o menos cantidad dependiendo de la intensidad de color que se requiera al final para la arcilla, aunque si finalmente se decide dejarla blanca, se puede colorear posteriormente sin ningún problema.

Cuando todos los ingredientes estén en la olla removeremos lenta pero constantemente, poco a poco el material se irá mezclando homogéneamente, creando una masa. Cuando todo esté bien mezclado retiraremos la olla del fuego y lo dejaremos enfriar. Después sacaremos la mezcla y la amasaremos hasta conseguir que ésta quede completamente suave y maleable.

Para su conservación hay que meterla en un recipiente hermético protegida de la luz y los cambios de temperatura y para su uso hay que sacar la que vayamos a utilizar y amasarla de nuevo para que adquiera temperatura ambiente y se pueda trabajar mejor con ella.

¡Anímate a hacer tus propios pendientes y broches de arcilla!

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *