Los mejores maquillajes caseros para Halloween 2014

0 Comentarios

Llevar un disfraz para Halloween que no deje a nadie indiferente y que resulte verdaderamente aterrador puede conseguirse con recursos baratos y caseros, como con el uso de un simple maquillaje, papel higiénico, pegamento escolar, etc. Solo hay que dejar volar la imaginación y aprovechar los productos cotidianos que uno tiene a su disposición.

En la red vas a encontrar cientos de tutoriales que pueden resultar de gran ayuda, sobre todo, para conseguir los ansiados ‘efectos especiales’. Pero hoy lo que vamos a ver son ideas originales. Una brillante que, sin duda, provocará canguelo a propios y a extraños, es la de llevar una especie de máscara veneciana como si fuera un trozo de piel arrancado en torno a los ojos. Con un material como una cartulina en tono beige se recorta la máscara que simula la propia piel, y se rodea de aparentes hilos de sutura. La zona de la cara arrancada se puede simular perfectamente con mercromina, perfilando con un rotulador negro la silueta del trozo de piel. Unas llamativas lentillas harán el resto.

 

Las cicatrices también son una idea recurrente para añadir al disfraz de Halloween. Si no dispones en su momento de otros recursos, puedes dibujar la cicatriz con maquillaje simplemente. No obstante, las cicatrices en tres dimensiones son sencillas de realizar con elementos que puedes adquirir en establecimiento de disfraces.

Para simular el maquillaje de una calavera, más sencillo que el anterior, empieza maquillando el rostro de blanco. A partir de ahí podrás crear efectos especiales sombreando con maquillaje negro. Así pues, crea un efecto de ojos huecos realizando una sombra redonda alrededor de cada ojo, después simula las mejillas hundidas oscureciendo la zona de alrededor de la boca y, por último, reproduce la imagen de los dientes en descomposición trazándolos sobre los labios. Añade quebraduras con lineas negras.

Por último, un disfraz bastante socorrido es el del popular Freddy Krueger, que con una camiseta a rayas (rojas y negras), un sombrero y unas terroríficas lentillas tendrás casi completo el atuendo. La pintura roja para simular los trozos de la cara en carne viva rematarán el disfraz, causando el miedo esperado.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *