Aprende a hacer un kimono con flecos con una camisa

2 Comentarios

Seguro que más de una vez te has quedado prendada de los bonitos kimonos con flecos que se ven ya por todas partes y la verdad es que parecen muy fáciles de hacer, por eso, ¡no te pierdas este post para hacer tu chaqueta kimono!

Quizás en este momento te parezcan un capricho caro para adquirir o puede que le des más mérito a las prendas en las que pusiste tu granito de arena. Por eso llegaste a este post. Y haces bien parar aquí porque en el DIY de hoy vamos a enseñarte a aprovechar una camisa vieja que tengas para hacer un precioso kimono con flecos. On y va!

Por supuesto, tienes que hacerte con una camisa vieja larga (si no la tienes, no te preocupes porque más adelante te explicamos cómo hacerlo con tela por si no dispones de una camisa vieja), una gran tira de flecos (del color que más te gusten y que mejor combinen con tu camisa o blusa y, cómo no, hilo, aguja y tijeras. Conste que si eres toda una pro, también puedes usar una máquina de coser, pero eso ya queda a tu elección. ¡Vamos con el procedimiento!

Corta la blusa que hayas elegido hacia abajo, por la mitad (en caso de que no sea abierta ya, claro). Si la has cortado, ahora cósele los bordes para que quede bonita. Ten en cuenta que si los planchas justo al terminar te quedarán todavía mucho mejor. ¿Lo tienes? ¡Ha llegado el turno de los flecos! Coloca la camisa de forma que la parte inferior forme una línea recta. Encima de esa línea coloca la tira de flecos por donde a ti más te guste. Una vez la tengas colocada, tan solo tienes que coserla a la camisa. Y… ¡lista!

Supongamos que eres de las que no tiene una camisa con la que hacer tu kimono. ¡No te preocupes! Puedes hacer uno igual de bonito con una tela de forma muy sencilla. Necesitas exactamente lo mismo que antes, solo que la camisa la sustituirás por una tela grande. En este caso tú elegirás con la tela el largo y el ancho de tu kimono. Por lo que, una vez lo hayas decidido, haz un rectángulo en referencia a estas medidas.
Cuando tengas la tela recortada a tu gusto, dóblala por la mitad y haz un corte justo en la mitad, a modo de apertura, como hicimos con la camisa en el caso anterior y un corte en lo que serán las mangas. Cósele los bordes para que queden vistosos. Si quieres puedes hacer dos cortes en forma diagonal por la parte inferior para darle un toque más chic a tu kimono. Por último, al igual que en el caso anterior, cose la tira de flecos… et voilà!
¿Has visto qué fácil y qué bien sientan?

2 Comments

  1. Eva Maria Solvas Luque

    3 julio, 2014 at 15:37

    Me parece muy buena idea, así podemos aprovechar ropa que no nos ponemos y a la vez que la actualizamos en otra prenda, nuestro bolsillo no se resiente. Un saludo.

    • Administrador

      3 julio, 2014 at 16:42

      Y en realidad es muy fácil de hacer! Muchas gracias por seguirnos. Un saludo :)

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *