Cómo hacer una pulsera de trenza de espiga paso a paso

0 Comentarios

A continuación le vamos a presentar una forma sencilla, rápida y original de hacer una pulsera con tuercas doradas a partir de una trenza de espiga. A parte de en los peinados, en las pulseras de cuero, cuerda y de hilo este tipo de trenza es muy habitual.

El modelo que te presento hoy es todavía más original, una pulsera de espiga pero con pequeñas tuercas, el resultado es este efecto metalizado tan chulo que ves en portada. Fácil y además muy barato!

Para ello necesitaremos los siguientes artículos:

  • Tres cuerdas de algodón de más o menos un metro
  • Entre 18 y 24 tuercas doradas. También podemos comprarlas de diferentes tamaños para ir intercalándolas.
  • Un poco de maña, algo de paciencia y cariño

Lo primero que debemos hacer es anudar las tres cuerdas de algodón en un punto hasta dejar unos pocos centímetros por encima, recuerda que eso será el enganche de la pulsera. Tras esto, debes estirar las cuerdas para que queden separadas entre si. Una vez hecho esto iniciaremos el trenzado de la pulsera, con una trenza norlam. Para ellos colocamos el dedo gordo en la parte inferior y vamos pasando las cuerdas laterales, que irán cambiando de sitio, por encima de la que se encuentra en el medio primero, y después por debajo, siempre en diagonal. Realizamos esto hasta que tengamos la trenza un poco avanzada. Puedes ponerle más o menos tuercas todo depende de tu gusto.

Ahora empezaremos a colocar las tuercas. Como antes, manten el pulgar en la base de la trenza, sujetando y colocando a continuación la tuerca en una de las cuerdas laterales. Para asegurar la tuerca, iremos colocando la cuerda por debajo y vamos siguiendo el mismo mecanismo que anteriormente, es decir, iremos trenzando las cuerdas y colocando una tuerca cada vez que vayamos a pasar una de las cuerdas laterales por encima o por debajo de la central.

Cuando hayamos terminado con todas las tuercas que queremos poner, haremos un nudo de seguridad y continuaremos trenzando normalmente las cuerdas de algodón hasta que lleguen a la medida que se adapte a la muñeca. Una vez aquí, cerraremos nuevamente con un nudo dejando unos centímetros para que podamos anudar la pulsera posteriormente.

También te pueden interesar...


Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *