Pendientes de cuero caseros con forma de pluma fáciles

0 Comentarios

La artesanía permite explotar nuestro lado más creativo de una forma, en ocasiones, muy sencilla y rápida. En este tutorial vamos a aprender a hacer unos zarcillos de piel caseros con forma de pluma, ideales para darle un aire bohemio a cualquier look esta primavera verano.

Si te gusta el cuero, tanto en pulseras como en bisutería en general, este tutorial te va a resultar muy útil. Los pendientes que te muestro a continuación son ideales para principiantes por lo fáciles que son da hacer y lo rápidos. Estoy segura que después de hacer los primeros te atreverás con muchas más ideas y regalarás tus obras de arte!

Para crearlos, vamos a necesitar cuero, siendo el material base sobre el que trabajaremos. Podemos escoger diferentes tipos para que tus pendientes queden más vistosos, como más nos guste.

Convendrá tener una perforadora de cuero (en este caso sirve perfectamente una aguja) y unos alicates. Estos peculiares objetos pueden hallarse en algunas tiendas especializadas y lugares de Internet, aunque siempre puedes apañarte por instrumentos más tradicionales que tengas por casa. Además, sumaremos unas tijeras afiladas, dos aros y dos ganchos de pendiente de metal que puedes conseguir en cualquier tienda de abalorios o incluso en un bazar. Con esto último uniremos el pendiente a nuestra oreja.

En primer lugar imprimiremos una plantilla, como esta por ejemplo, para darle forma ovalada a cada trozo de cuero. Las recortamos y las usaremos de patrón. Con la tijera haremos dos recortes iguales, uno para cada pendiente, haciendo seis en total. Recuerda que una de las características de la bisutería casera es, precisamente, el carácter único de la creación final. Por ello, es aconsejable utilizar trozos de piel de cuero de diferentes diseños y colores.

En segundo lugar utilizaremos la perforadora para hacer agujeros a los trozos de cuero. Todos estarán en la misma medida, aproximadamente a un centímetro de uno de los extremos. De esta forma nos quedarán tres y tres, cada una con sus respectivos agujeros a la misma medida.

Es el momento ahora de unir los tres trozos de cuero con los aros de metal. Los pasaremos, como haríamos con un llavero, y ya los tenemos dentro. Por último, uniremos la pequeña arandela de los ganchos del pendiente con el otro aro. Al ser muy pequeña, necesitaremos la ayuda de los alicates. Repetimos el paso con el otro pendiente y… ¡listo!

Recuerda que puedes decorarlos con abalorios para hacerlos aún más propios ¡Imaginación al poder!

También te pueden interesar...


Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *