Cómo hacer un bazooka para niños

0 Comentarios

como-hacer-un-bazooka-de-papel

A los niños les encantan las manualidades y mucho más si después de hacerlas pueden jugar con ellas. En esta entrada vamos a proporcionarte una estupenda idea para que los niños jueguen con un bazooka casero para lanzar bolas de papel, con total seguridad y sin miedo a que se hagan daño.

Para su elaboración necesitaremos los siguientes materiales:

  • Dos tubos de cartón del papel de cocina.
  • Un folio o una cartulina.
  • Cinta adhesiva de celofán.
  • Cinta aislante muy resistente.
  • Tijeras.
  • Gomas elásticas.

Comenzaremos cortando longitudinalmente por cada lado uno de los tubos y con los dos trozos que nos quedan los colocaremos sobre el otro tubo y lo encintaremos para que quede más fuerte. Para darle más resistencia aún enrollaremos el tubo con el folio o la cartulina y volveremos a encintar por los laterales y por el centro, de esta forma la estructura será mucho más robusta para los niños.

Cuando tengamos todo hecho haremos dos cortes perpendiculares a cada lado del tubo, comenzando desde uno de los bordes y hasta un poco antes de la mitad y después haremos otro un poco más abajo, de forma que nos queden dos rectángulos a cada lado, como dos surcos.

Con cinta de celofán protegeremos el interior de esos surcos, porque será por ahí por donde pasarán las gomas y donde más desgaste va a sufrir el bazooka que estamos preparando, por eso es importante proporcionarle fuerza.

Ahora llega el momento de colocar las gomas, en este caso vamos a utilizar tres gomas elásticas, como las que vienen en las cajas de los zapatos, de esas pequeñas de color marrón. Cogeremos las tres gomas y las sujetaremos con un dedo en la parte contraria a donde hemos hecho los surcos, pero de forma que quepan en ellos.

hacer-un-bazooka-para-niños

Para fijarlas pasaremos por entre ellas un trozo de cinta aislante o mejor aún cinta americana, con lo que daremos más resistencia a este arma de juguete. Encintaremos dos o tres veces hasta que veamos que al estirar las gomas, éstas no se mueven.

Si encintamos todo el bazooka con cinta americana de color gris, incluso podremos dibujarle algunos detalles con un rotulador indeleble de color negro. El nombre del niño que vaya a jugar con él, o cualquier otra cosa que queramos o que quiera dibujar el niño y cuando lo tengamos hecho haremos una prueba para que funciona correctamente, pasaremos las gomas sobre las hendiduras que hemos hecho, estiraremos y soltaremos de golpe.

Si todo ha ido correctamente y no hay ningún problema de estabilidad o resistencia podemos aprovechar todos esos papeles de publicidad que nos meten en el buzón como si fuera la munición a utilizar o también valen hojas de periódico, folios usados, etc. Haremos una pelota de un tamaño inferior a la circunferencia del tubo en sí y la aplastaremos bien.

Ahora ya solo queda bajar la pelota de papel hasta la parte donde se encuentran las gomas tirar de ellas hacia atrás y soltar el proyectil. No hay que preocuparse por hacer daño dado que las gomas no estarán muy tirantes ni la estructura del bazooka es lo suficientemente rígida como para permitir que salgan a toda velocidad.

También te pueden interesar...


Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *