Fabrica tu propio sujetador sin tirantes reciclando

0 Comentarios

Uno de los problemas que más quebraderos de cabeza pueden darnos a las chicas en verano a la hora de vestirse, es encontrar sujetadores sin tirantes que nos permita lucir nuestra espalda al descubierto con vestidos y camisetas.

Aunque en el mercado existen varios modelos que pueden solucionar este problema, suelen tener un coste algo elevado y para colmo no suelen ofrecer la misma sujeción que los sujetadores normales, por este motivo os vamos a enseñar una forma muy sencilla de fabricar el sujetador ideal para ti con una recomendación al más puro estilo DIY, partiendo de un sujetador que ya tengas en casa y un par de materiales baratos que encontrarás en cualquier mercería.

Necesitarás el siguiente material que podrás encontrar en cualquier mercería:
Material necesario

  • Tu sujetador favorito
  • Corchetes de sujetador del mismo tamaño que los de tu sujetador favorito
  • Una cinta elástica del mismo ancho que la de los corchetes de sujetador adquiridos
  • Utensilios de costura

Procedimiento

Asegúrate de que los corchetes que adquieres en la mercería son como los de tu sujetador de forma que los enganches coincidan. Es una buena idea llevártelo a la mercería.
En primer lugar, debes coser uno de los extremos de la cinta elástica a los ganchos de los corchetes que hemos adquirido en la mercería, procura dejar un poco de margen entre el extremo y el inicio de la costura para que sea una fijación segura. No te preocupes por ese trozo de cinta sobrante, puedes recortarlo una vez hayas terminado.

Ahora que tenemos un extremo de la cinta cosida a los ganchos, vamos a tomar medidas. Para ello enganchamos el extremo de la cinta con nuestro sujetador favorito, nos colocamos el sujetador y envolvemos la cinta en nuestra cintura, intentando imitar el dibujo de la imagen que os he puesto en la portada, ahora, llevando la cinta hasta el otro extremo del sujetador, hacemos una marca. Recuerda que la tira del sujetador, para que no se vea, irá por la cintura.

La marca que hemos hecho indicará el lugar en el que debemos coser la otra parte de los corchetes que hemos adquirido en la mercería. Cosemos y cortamos la cinta sobrante

Volvemos a colocarnos el sujetador con la cinta que hemos preparado encajada en sus extremos y rodeando nuestra cintura. Si la cinta no está lo suficientemente tensa, podremos corregirlo, en caso contrario, ya habremos finalizado.

Como veis, se trata de una manera muy sencilla y económica de conseguir una prenda íntima perfecta, que oculta los tirantes y ofrece la máxima sujeción ¡Haz la prueba con un sujetador viejo y ahorra 20 euros!

También te pueden interesar...


Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *